Archivo de la categoría: Entrevistas

Vídeo

Entrevista a Luis Enrique Sánchez, Presidente de la Federación de Planificación Familiar Estatal

Cualquier padre o madre de adolescente se pregunta si la educación sexual de su hijx es lo completa que cabría esperar, incluyendo el conocimiento de los métodos anticonceptivos, sus usos y variedades.
El Barómetro sobre el acceso de la mujer a la elección de anticonceptivos sitúa a España en el tramo central de los países examinados. Entrevista a Luis Enrique Sánchez, ginecólogo y Presidente de la Federación de Planificación Familiar Estatal.

Vandana Shiva: “Lo más revolucionario es un huerto”

La activista y física hindú es la impulsora de la campaña Libertad de las Semillas y una luchadora inagotable contra los transgénicos.

Vandana Shiva (Dehradum, India, 1952) recorre estos días el mundo reclamando la “Libertad de las Semillas”.

Shiva arremete sin ambages contra la “dictadura de Monsanto”, pero incita a los ciudadanos a no conformarse con la protesta y a sumarse al día mundial de alimentación, el 16 de octubre, con la mano en el azadón: “Lo más revolucionario en estos tiempos que corren es un huerto”. A través de la organización Navdanya, Shiva promueve la creación de bancos de semillas como actos de resistencia ante “la destrucción ecológica y biológica”. Sigue leyendo

Alicia Puleo: “Mujeres y ecología no son sinónimos”

Como cada mes, en Voces entrevistamos a una feminista con mucho que decir. El objetivo es recoger las aportaciones de personas de referencia en la lucha por los derechos de las mujeres, a fin de ir aportando a la memoria histórica del feminismo. Hemos bautizado esta sección “Y luego diréis que somos cinco o seis”, uno de los lemas de las manifestaciones feministas

Kristina Sáez e Itziar Abad

A mediados de los años 70, el problema de la superpoblación mundial era un importante punto de encuentro entre las reivindicaciones feministas y las preocupaciones ecologistas. La escritora francesa Françoise d’Eaubonne acuñó, entonces, el término ‘ecofeminismo’, que siguió diferentes tendencias.

Alicia Puleo (Buenos Aires, 1952) aboga por el ecofeminismo ilustrado, un ecofeminismo que se inscribe en la tradición de la crítica a la opresión y a la defensa de la igualdad. A esta Doctora en Filosofía y directora de la Cátedra de Estudios de Género de la Universidad de Valladolid le gusta comenzar subrayando que “ser ecofeminista no implica afirmar que las mujeres estén de manera innata más ligadas a la Naturaleza y a la vida que los hombres”. También, “que mujeres y ecología no son sinónimos”.

“El ecofeminismo crítico vincula las reivindicaciones del feminismo con las propuestas de la soberanía alimentaria y la conciencia ecológica”

Hay lectoras de Pikara Magazine que se identifican con el movimiento feminista y con el ecologista, especialmente con el ecologismo social, y que, sin embargo, muestran reticencias ante la corriente del ecofeminismo.

Creo que esas reticencias provienen de que se identifica al ecofeminismo con una mistificación de las mujeres como naturaleza, con un feminismo muy diferencialista o incluso con un ecofeminsimo que remite a sociedades del pasado que están muy alejadas de la sociedad urbana en la que nos encontramos.

Tendríamos que construir, pues, un ecofeminismo desde nuestro contexto.

Eso es lo que he intentado hacer a raíz de la elaboración de ciertas líneas del ecofeminismo que he llamado ilustrado o crítico y que me han ocupado en los últimos años. Lo desarrollo de forma completa en el libro que va a salir ahora, “Ecofeminismo para otro mundo posible”.

(Lectura íntegra de la entrevista en Píkara Magazine

 

Ecofeministas

En un mundo contaminado, violento, injusto… donde impera la bipolaridad de sexos, muchas mujeres se levantan cada día con un objetivo claro: la defensa de la libertad y la preservación de la naturaleza y de nuestro futuro como especie. Son las ecofeministas.

La nueva Ariadna del siglo XXI e hija del feminismo y de la ecología ya no se limita a esperar que actúe el héroe, colaborando discretamente en un segundo plano; hoy es una protagonista del cambio. Ya no admira al que mata al “malo” sino que ella misma libera al monstruo, reconociendo su parentesco con lo humano. Sigue leyendo

“En un mundo limitado, el reparto de riqueza es la única forma de justicia”, Yayo Herrero

¿Qué podemos entender por economía de paz?

Yayo Herrero: Hay que partir de la consideración de que lo que vivimos en los países occidentales es un sistema económico que le ha declarado al guerra a las personas y a los territorios. Se ha construido de espaldas a la naturaleza, no conoce los límites físicos del planeta, es un sistema que se basa en la extracción creciente de materiales y la generación creciente de residuos. No sigue las pautas que rigen lo vivo. Además, es un sistema económico que está basado en la explotación del trabajo de las personas y que se apoya en una cantidad ingente de trabajo oculto que, de forma mayoritaria, realizan las mujeres en el ámbito privado de los hogares. Este sistema ha conducido, en muy pocas décadas, a una situación de previsible colapso físico. Por tanto, una economía de paz es una reconstrucción de los vínculos entre la economía, la naturaleza y las personas, poniendo el bienestar y el mantenimiento de la vida en el centro y sustituyendo al lucro como núcleo de la organización social. Sigue leyendo

“Avanzar hacia el ecofeminismo es universalizar las virtudes del cuidado doméstico y ambiental”, Alicia Puleo

Aunque es una teoría tan vieja como poco atractiva para el capitalismo occidental, el ecofeminismo o feminismo ecológico empieza a tomar fuerza en una generación que se está viendo lastrada por la crisis económica, social y ética. Una de las más relevantes defensoras de esta corriente, Alicia Puleo, apuesta por universalizar los valores ‘del cuidado’ -atribuidos atávicamente a las mujeres- como forma de convivencia. Sigue leyendo

Alicia Puleo: “Necesitamos una nueva cultura del cuidado de la naturaleza frente a la conquista y el dominio”

La destrucción del medio ambiente tiene un evidente componente sexista, según el ecofeminismo o feminismo ecológico. Alicia Puleo, una de las principales expertas en la materia, asegura que “la bipolarización de hombres y mujeres ha llevado a apreciar solo el dominio de la Naturaleza y devaluar su cuidado”. Esta doctora en Filosofía y profesora titular de Universidad del área de Filosofía Moral y Política defiende un ecofeminismo alejado del misticismo y centrado en la realidad cercana de las mujeres y la Naturaleza, como deja constancia en obras como ‘Ecofeminismo para otro mundo posible’. Bajo su punto de vista, es imprescindible superar el androcentrismo y fomentar la universalización de los valores de la compasión y la ética del cuidado hacia los humanos, los animales y los ecosistemas.

¿Qué es el ecofeminismo?

El ecofeminismo conecta las preocupaciones ecológicas con las reivindicaciones de las mujeres. Pretende buscar un mundo mejor, sin la desigualdad ni la violencia patriarcales, un mundo sostenible que no condene a los pueblos empobrecidos ni a las generaciones futuras a un entorno devastado.

¿Cómo se establece la relación entre ecología y feminismo?

“El ecofeminismo debe ayudar a superar el androcentrismo y fomentar el cuidado de los humanos, los animales y los ecosistemas”

Algunas filósofas feministas, como Simone de Beauvoir, han observado y analizado con suma agudeza la identificación histórica de mujer y Naturaleza, la “naturalización”, como modo utilizado en abundancia para justificar la subordinación del colectivo femenino. Es un procedimiento sufrido también por otros colectivos dominados, como las minorías étnicas. A partir de esa denuncia del feminismo, el ecofeminismo afirma que hay una vinculación entre el dominio patriarcal y la relación humana explotadora y destructiva con la Naturaleza. La bipolarización de los papeles, aptitudes y actitudes de hombres y mujeres habría llevado a devaluar las tareas del cuidado y apreciar solo la conquista y el dominio.

Usted propone un ecofeminismo diferente. ¿En qué consiste?

Afirma la autonomía de las mujeres, su capacidad de decidir sobre sus propias vidas; acepta los indudables beneficios de la ciencia y la técnica, pero exige el cumplimiento real del principio de precaución (no caer en la tecnolatría); busca enriquecer nuestras visiones del mundo con la interculturalidad (atiende a la concepción de unidad y reciprocidad entre ser humano y Naturaleza como en los pueblos originarios no dominados por el consumismo y el mercadocentrismo); y quiere superar el androcentrismo, fomenta la universalización de los valores de la compasión y la ética del cuidado hacia los humanos, los animales y los ecosistemas.

¿En qué se diferencia de las demás propuestas ecofeministas?

Muchas propuestas ecofeministas tienen cierto componente místico. No es mi caso. Reivindico un ecofeminismo crítico racionalista al prejuicio y de adhesión a las reivindicaciones de libertad e igualdad. La mayor parte de las obras ecofeministas provienen del mundo anglosajón, o de la India, de culturas y realidades distintas a las ibéricas e iberoamericanas. Mi propuesta ecofeminista emerge de mis propias coordenadas socio-históricas y feministas.

Algunas mujeres que han luchado por el medio ambiente y los derechos humanos son conocidas a nivel mundial, como las premiadas Rigoberta Menchú, Wangari Maathai o Vandana Shiva. Pero seguro que hay otras mujeres destacables no tan conocidas. ¿A quién le gustaría recordar?

“Todas y todos estamos en deuda con el feminismo”

A las mujeres anónimas que se organizan para luchar contra la contaminación por agroquímicos; a las que reconstituyen la naturaleza y la sociedad con pequeños gestos cotidianos nunca del todo reconocidos; a las que dedican sus esfuerzos cotidianos a cuidar a los animales abandonados y son miradas con ironía por ello; a las mujeres del movimiento agroecológico que trabajan la tierra sin agredirla; a las indígenas que defienden su dignidad y sus territorios; y a tantas otras que han ofrecido su determinación, su saber y su compasión al mundo circundante.

Usted ha escrito el libro ‘Ecofeminismo para otro mundo posible‘. ¿Otro mundo es posible?

Utilizaré la frase de Antonio Gramsci, un filósofo que también quería la mejora del mundo: “Pesimismo del intelecto, optimismo de la voluntad”. Si consideramos las fuerzas en juego, económicas, políticas, mediáticas, pulsionales, etc., puedo sentirme tentada a contestar de forma negativa. Pero esa supuesta lucidez es también aceptación y renuncia. El pesimismo es una forma del conformismo. No hay mejora posible sin voluntad guiada por la esperanza de cambiar el rumbo.

¿Qué les diría a quienes piensan que las feministas están en guerra contra los hombres y se sienten agredidos?

Que hoy no hay ninguna persona que pueda decir que no le debe nada al feminismo. Las y los feministas luchan desde hace más de dos siglos por construir una sociedad más justa y feliz. Basta con informarse y reflexionar de forma objetiva para comprenderlo. El concepto de “guerra de los sexos” no lo inventaron las feministas. Es una vieja idea del patriarcado que las y los feministas siempre han detestado. Curiosamente, muchos hombres y mujeres que rechazan el feminismo critican horrorizados prácticas admitidas en sociedades en las que el feminismo no ha incidido en las leyes y las costumbres. Creen que las sociedades occidentales siempre han concedido a las mujeres las libertades y derechos actuales. Es un grave error. Todas y todos estamos en deuda con el feminismo.

Fuente: Álex Fernández Muerza (Eroski Consumer)

 

Este es un tiempo de asociarse, de tejer redes y no de estar solxs

Yayo Herrero (Madrid) es co-coordinadora de Ecologistas en Acción y directora de FUHEM, fundación para la investigación y divulgación de temas ecosociales y educativos. Sus líneas de investigación son el cambio global, impactos y vías de salida, y los vínculos y sinergias entre feminismo y ecologismo

Coautora de Cambiar las gafas de ver el mundo: Una cultura de la sostenibilidad y Decrecimientos: Sobre lo que hay que cambiar en la vida cotidiana (La Catarata, 2010), Yayo Herrero participó en una nueva sesión del Foro Gogoa. Sigue leyendo

“Las leyes de igualdad se están desmontando”

C. Martínez ¿Qué es más efectivo escribir o ser activista?
Pues la verdad es que no lo he pensado nunca. Yo como activista tuve la inmensa suerte de ser presidenta de la Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales cuando se aprobó la ley de matrimonios del mismo sexo. Así que como efectividad puedes ver más el cambio en el activismo que escribiendo.

La prostitución es su último libro. ¿Por qué?
Como feminista, el tema de la prostitución es fundamental. Mi intención era contribuir a un debate que lleva muchos años estancado, en el que hay partidarias de regular y partidarias de abolir, pero no avanzamos gran cosa. Teniendo en cuenta que hay feministas en ambos lados y que a todas nos preocupa la igualdad entre hombres y mujeres, yo quería actualizar el tema porque algunos de los argumentos abolicionistas estaban un poco anticuados… Sigue leyendo

Alicia Puleo: “Es hora de dejar atrás la sociedad androcéntrica que ha devastado el medio ambiente”

La filósofa defiende en ‘Ecofeminismo para otro mundo posible’ que la teoría feminista debe pensar y tratar los problemas de nuestra época

Alicia Puleo es doctora en Filosofía Moral y miembro de la Cátedra de Estudios de Género de la Universidad de Valladolid y asegura que feminismo y ecologismo serán los dos movimientos sociales fundamentales del siglo XXI. En su libro Ecofeminismo para otro mundo posible (Cátedra, 2011), asegura que la Naturaleza como la entendemos toca a su fin, debido en gran parte a que la sociedad patriarcal ha resultado muy perniciosa para el planeta. Y está convencida de que ha llegado el momento de cambiar el rumbo. Sigue leyendo