Archivo de la categoría: Artículos

Golpes, cadenas, descargas eléctricas: la magia más cruel… del circo con animales

La música es alegre y estridente, un grupo de bailarinas vestidas al estilo de bollywood danza saludando a la audiencia. Cuando los elefantes salen a escena, atravesando una cortina de humo, los niños abren los ojos, emocionados y nerviosos, y todo el público aplaude. Los animales dan varias vueltas por la pista, se ponen de pie y se apoyan unos en otros, como si bailasen una polca. Es un día especial y Silvia ha ido al circo con su familia. Aunque se supone que debería estar feliz, en ese momento siente en el pecho una inesperada punzada de tristeza. Mira a su hijo, sonríe, y disimula las ganas de llorar. Todo sea por no quitarle la ilusión.

Gran parte de los adultos que van al circo prescindirían, sin ningún problema, de los números con animales. Los estudios sobre conducta animal en la naturaleza, las campañas llevadas a cabo por las asociaciones y el mayor acceso a la información en las redes convierten el engaño en algo difícil de tragar cuando uno crece. Y, sin embargo, siguen visitándolos, promoviéndolos, financiándolos (el propio Ministerio de Educación, Cultura y Deporte patrocina a Gottani, un circo con animales que incluso ha sido denunciado tras propinar una brutal paliza a una tigresa que se defendió de su domador). Siguen llevando a sus hijos a verlos. Pura disonancia cognitiva que se resuelve, como casi siempre, eligiendo el camino que requiere menor estrés emocional.

¿Qué mensaje creemos que reciben los niños viendo a sus animales favoritos realizar números ridículos, humillantes y peligrosos? El sometimiento de seres vulnerables usando el miedo y la violencia está en la base de muchos de nuestros problemas como sociedad. El progreso moral sólo se demuestra desde el respeto, la compasión y la empatía….  (Lee el artículo íntegro en eldiario.es)

Autora: Lucía Arana

 

El foro sobre Ecofeminismo aboga por unir dos modos de ver el mundo con valores comunes

El foro sobre Ecofeminismo aboga por unir dos modos de ver el mundo con valores comunes
10.03.14 – 21:56 -

A. G. Encinas | Valladolid
La conjura de los ismos

Nina Infante, Yayo Herrero, Alicia Puleo, Marisol Calleja (moderadora), Belén Verdugo y Esther Benavente. / R. OTAZO

El sufijo ismo significa actitud. Y también movimiento. Feminismo y ecologismo, en cuanto a actitud y a movimiento, eran corrientes destinadas a encontrarse, viéndolo desde ese punto de vista. Y aunque el encuentro ha llegado primero al mundo anglosajón, según explicaba Alicia Puleo, empieza a darse en España. Ayer, por ejemplo, en la UVA, en el foro Mujeres, Medio Ambiente y Desarrollo. Y es un encuentro, matizaba Puleo, «no una fusión en la que se pierden los rasgos definitorios». Sigue leyendo

Con el Tren de la Libertad, por nuestra dignidad

El día 1 de febrero llegará a Madrid el Tren de la Libertad, fletado por una asociación feminista de Pola de Laviana con la intención de protestar contra la ley de aborto que prepara Gallardón. Lo que en un principio era un tren lleno de feministas se ha convertido en trenes, aviones y autobuses. El tren que fletaron las compañeras asturianas pronto se quedó pequeño y enseguida comenzaron a llenarse trenes de otras partes de España. Muy pronto se prepararon trenes desde Andalucía, Castilla, Extremadura o Cataluña.  Miles de mujeres vienen a Madrid el 1 de febrero para entregarle al Ministro de Justicia un sencillo manifiesto en el que le decimos que nos negamos a ser consideradas menores de edad, y que también nos negamos a alegar ningún tipo de trastorno psiquiátrico o psicológico para poder ejercer el derecho a tomar una decisión tan vital como es la de interrumpir un embarazo. En Madrid estaremos esperándolas en la estación de Atocha para fundirnos todas en una marea violeta que va a poner rumbo al Congreso de los Diputados, donde queremos entregar una carta exigiendo la retirada de este anteproyecto y que se mantenga la actual ley.

Entrada completa: El Plural

El antifeminismo que nos viene

Primero publiqué en esta misma revista un primer post sobre la lactancia materna sin saber muy bien en donde me metía; después publiqué varios de ellos en mi blog con el mismo resultado de recibir decenas de comentarios insultantes. Después vino la maternidad de Soraya Sáenz de Santamaría, quien decidió volver a trabajar dos semanas después de parir a su hijo y se desató de nuevo la caza, como ya se había desatado antes con el viaje a Afganistán de una Carmen Chacón embarazada y con todo un hospital de campaña a su disposición. Sigue leyendo

Una mirada ecofeminista al mundo del cómic

Me encanta descubrir aquellas historias o personajes de cómic capaces de ofrecer un punto de vista alternativo al hegemónico (machista, racista, homó- transfóbico y capitalista). Sin embargo, encontrar ejemplos que rompan con la norma heteropatriarcal y que sean sensibles con la naturaleza es harto difícil, y cualquier acercamiento a lo ecológico suele hacerse desde la asociación mujer-feminidad-naturaleza.

Es verdad que la mayoría de las variantes del ecofeminismo coinciden en ver una conexión entre la subordinación de las mujeres y la explotación de la naturaleza. Pero el objetivo de los ecofeminismos no es reafirmar binarismos (mujer-naturaleza, hombre-cultura), sino desarrollar una noción de identidad basada en la relación de cada individuo/a con el entorno de lo vivo, criticando la jerarquización destinada a justificar que lo “superior” (cultura/razón, hombre) pueda dominar y explotar lo “inferior” (naturaleza, mujer). De este modo la lucha no sería contra el antropocentrismo (dominio del ser humano sobre el resto de las formas vivas) sino contra el androcentrismo (dominio del varón sobre el resto de las formas vivas, incluidas las mujeres).

Lectura íntegra del artículo en Órbita diversa

Petra Kelly: por una Economía Ecológica

La alemana Petra Kelly, cofundadora de Die Grünen (Partido Verde alemán) fue una activista ecológica, pacifista y contraria al armamentismo nuclear de la década del ’80. Misteriosamente asesinada a la edad de 45 años, dejó un legado pleno de energía para la lucha contra el desastre medio ambiental, la injusticia social y la paz. Acá, algunas importantes ideas para crear una economía “verde”:Si bien una de sus principales banderas era el desarme nuclear y el abandono de este tipo de energía; también Petra Kelly dejó un legado en torno a la ecología, la economía y la justicia social. Ella sostuvo que necesitamos mucho menos de lo que consumimos, por lo que definió una política verde en economía como aquella que: Sigue leyendo

¿Qué podemos hacer lxs consumidorxs españolxs para no contribuir aún más a la tragedia de Bangladesh?

Apoyar alternativas que aseguren los derechos de los trabajadores es una manera excelente de mandar un mensaje a los grandes actores del negocio. Lo van a pillar rápido si es una actitud creciente. Creo que ese mensaje es más poderoso que las miles de firmas que no necesariamente representan una amenaza al sistema productivo. Las firmas sirven sólo si van acompañadas de cambios en las pautas de consumo.
¿Qué más puedes hacer?

  •  Cuando vayas a comprar ropa, mira la etiqueta y haz preguntas a los dependientes como:¿Dónde se fabricó esta prenda de ropa? ¿Sabéis cuánto se pagó a las personas trabajadoras por producirla? ¿La marca tiene un código de conducta? La mayoría de dependientes no sabrán responder a las preguntas, pero si muchas personas insisten, al final las marcas se verán obligadas a tener que dar respuesta.
  • Por desgracia no existe una lista definitiva de minoristas o fabricantes limpios, pero puedes consultar qué empresas se han comprometido a implementar un código de conducta en Reino Unido, Holanda y Estados Unidos.
  • Compra menos ropa pero que garantice el respeto a los derechos laborales (producción local o de comercio justo). Te resultará más cara pero también te durará más. En Barcelona existe por ejemplo  Slow shop, una iniciativa que promueve los talleres artesanos del barrio de Gracia.Y si quieres variar tu armario pero el presupuesto no te lo permite tanto como querrías:
  • Compra en un mercadillo de ropa de segunda mano, como Lost and Found.
  • Organiza en casa un intercambio de ropa con las amigas

(Puedes leer íntegramente este excelente artículo de Anna Argemi en Alterconsumismo )

Seis razones para tomar azúcar de comercio justo

Por: Mikel López Iturriaga | 07 de mayo de 2013

Panela 1
Azúcar sin injusticias. / CECJ

Cuando me topo con un paquete de azúcar de comercio justo en un supermercado, me suelo hacer esta pregunta: ¿estaré haciendo el idiota si lo compro y pago más que por uno normal? Mi yo hormiguita que piensa en el fin de mes me dice que deje las buenas causas para otro momento, mientras que mi yo solidario me empuja a rascarme el bolsillo por respeto a las personas que lo producen. Al final, la batalla la gana uno de los dos yoes dependiendo de cómo tenga el día, siempre después de complicadas elucubraciones con cierta tendencia al absurdo (“podría consumir la mitad, y así mantener a raya mi vacaburrismo sin gastar más”, y cosas así). Sigue leyendo

Que no llamen «la ONU» a Rouco Varela

Entre todas las falsas excusas con las que el ministro de Justicia intenta disfrazar su contrarreforma de la ley del aborto hay una mentira que destaca sobre las demás. Según Alberto Ruiz-Gallardón, hay que eliminar el supuesto de malformación del feto y obligar a una madre a dar a luz a un niño con parálisis cerebral porque lo manda la ONU. «Tenemos un requerimiento para modificar la ley en ese punto», aseguró en una entrevista en El País. «Son obligaciones, es un convenio internacional».

 El ministro miente, porque el convenio en cuestión que firmó España en el 2008 no dice absolutamente nada ni del derecho al aborto ni de los plazos ni de los supuestos. El artículo 10, que Gallardón invoca, reza textualmente: «Los Estados Partes reafirman el derecho inherente a la vida de todos los seres humanos y adoptarán todas las medidas necesarias para garantizar el goce efectivo de ese derecho por las personas con discapacidad en igualdad de condiciones con las demás». Obviamente, esto se cumple en España, salvo que consideres que un feto de 16 semanas es ya una persona con los mismos derechos que las demás.

Sí hubo a finales del 2011 otro documento de la ONU en el que se escuda Gallardón: las observaciones finales del Comité sobre los Derechos de las personas con Discapacidad. Este informe solo son recomendaciones que no obligan a España a ningún cambio legal. En su punto 18, «el Comité recomienda suprimir la distinción en cuanto al plazo dentro del cual la ley permite que se interrumpa un embarazo por motivos de discapacidad». El mismo informe también «recomienda» a España que aumente los fondos para la dependencia que el Gobierno acaba de recortar. No se acaba de entender por qué, según Gallardón, unas recomendaciones son de estricto cumplimiento y otras no.

El informe no es vinculante y lo redacta un comité sin ninguna capacidad ejecutiva. Está formado por 18 personas y entre ellas hay una española: Ana Peláez Narváez. Se nota su mano. Peláez es también autora de un ensayo contra el «aborto eugenésico». Ella misma, en ese texto, le da a Gallardón la solución: «Una legislación en materia de interrupción del embarazo de plazos, en la que la circunstancia de la discapacidad no es relevante, no sería contraria a la convención». La ley en vigor establece dos plazos: libre hasta las 14 semanas y hasta las 22 en caso de malformación del feto (algunos problemas en el embarazo no se detectan antes). Así que, si se trata de equiparar los dos supuestos, hay otra vía: elevar el límite del aborto libre hasta 22 semanas, sin incluir el supuesto de malformación. Así lo hace Holanda, que también firmó este convenio contra la discapacidad. Obviamente, Gallardón no va a defender tal postura porque las observaciones que preocupan al Gobierno no son las de la ONU: son las de Rouco Varela y la Conferencia Episcopal.

Autor: Ignacio Escolar

Fuente: El Periódico

 

A vueltas con el decrecimiento: ni utopía ni necesidad

En el número de abril de La Marea, en la sección de Ecologismo, se publica un artículo denominado “Patagonia ensaya la vida sin petróleo”, de Ana Claudia Rodríguez, y al lado figura un suelto de Florent Marcellesi (Coordinador de Ecopolítica) que abunda sobre el tema del artículo. Sigue leyendo