Danone obligado a retirar su publicidad engañosa después de 15 años

El  «estudio sobre el yogur» que ha lanzado Didier Raoult*, investigador francés, en la prestigiosa revista científica « Nature » de septiembre de 2009 a acabado por dar resultados.

Para el director del laboratorio de virología de la Timone de Marsella, los yogures y otras bebidas lácteas hinchadas de pro-bióticos que nos hacen tragar desde hace cerca de 20 años tendrían una gran parte de responsabilidad en la epidemia de obesidad que golpea a los niños.

Los pro-bióticos que Danone añade de forma sistemática en diversos yogures son según las alegaciones de la marca expuestas en la televisión, supuestamente « refuerzan » las defensas inmunitarias. Hay más de 1000 millones por bote de Activia o de Actimel.

Lo bueno es que estas bacterias “activas y vivas”, según Danone, son las mismas que las que se utilizan desde hace mucho tiempo en la cría industrial como activadores del crecimiento para hacer engordar más rápidamente a los cerdos y pollos.

Un cerdo atiborrado de pro-bióticos, gana un 10% en la báscula.

O sea que Danone nos incita a criar a nuestros niños como cerdos o pollos (los cuales tampoco deberían criarse de esta manera).

De hecho, a principios de año, los investigadores han tenido la idea de comparar la flora intestinal de los obesos y de los no obesos. Y para nuestra sorpresa, resulta que la gente obesa tiene unas cantidades mucho mayores de pro-bióticos, esos que se encuentran precisamente en los yogures «Activia».

Didier Raoult Comenta : « Se han autorizado para la alimentación humana potenciadores de crecimiento utilizados en la cría (de animales), sin pararse a pensar e investigar cuál sería el efecto sobre los niños » De golpe, este ha reclamado estudios para conocer el papel preciso de TODOS los productos lácteos en la epidemia de obesidad infantil.

Por otra parte no son solo los niños los que son víctimas de esta superchería : «He encontrado numerosas mujeres rellenitas  a pesar de estar sub alimentadas, y que buscaban adelgazar desesperadamente limitándose a varios yogures al día y algunas chucherías”. Y, desesperante desilusión, continuaban engordando, y estaban cada vez más cansadas y frágiles…

Finalmente, los sembradores de alerta independientes han acabado por mover a los servicios oficiales antes de que el escándalo no explote a la luz del día. Es así como acaban de meter presión sobre el grupo Danone, forzando, según los términos delicados de los grandes periódicos, « a revisar su copia ». Hay que darse cuenta de todos modos que esto podría ser un duro golpe para el lobby ya que los grupos Actimel Europa y Activia Europa valen en conjunto más de 15.000 millones de euros.

Resumen del estudio de Raoult: Estudios recientes sobre la flora intestinal humana, han demostrado que la obesidad se asocia con una reducción en bacterias Gram-negativas, específicamente los miembros de las Bacteroidetes, y un incremento en bacterias Gram-positivas Firmicutes1. Además, se ha demostrado que la microbiota intestinal de los individuos obesos es menos diversa que la de los no obesos individuals2. La manipulación de la microbiota intestinal – a través de la administración de probióticos y antibióticos – ha sido utilizado para estimular el crecimiento en animales de granja durante 50 años y está regulado por la Food and Drug Administration (FDA) en Estados Unidos y por la Comisión Europea en Europa . Los probióticos utilizados para este fin en la industria agrícola incluyen Firmicutes productos que contienen, en particular, Lactobacillus spp., Bifidobacterium spp. y Enterococcus spp. Estos productos se han comercializado y utilizado en la mayoría de la industria de la cría de animales, incluso en la producción de aves de corral, terneros y cerdos, y muchos estudios han mostrado un incremento en el tamaño y el peso de los animales jóvenes que se dan estos aditivos bacterianos. Los antibióticos se han utilizado también para este propósito, aunque esta práctica está prohibida en Europa.

Firmicutes también se utilizan directamente como coadyuvantes terapéuticos en seres humanos, bajo los nombres de los probióticos, prebióticos o, más generalmente, los alimentos funcionales ‘. En los Estados Unidos, estos productos se clasifican por la FDA como “generalmente considerados como seguros” (GRAS, irónicamente, ‘gras’ se traduce como “gordo” en francés). El análisis de estos productos mostraron que contienen altas concentraciones de Lactobacillus spp vivo. y Bifidobacterium spp. (Hasta 108 organismos por gramo o mililitro). Estas concentraciones son similares a los utilizados en los animales como promotores del crecimiento. En los Estados Unidos, que contienen probióticos productos tales como bebidas lácteas o yogures contienen típicamente> 107 lactobacilos. El Lactobacillus acidophilus se encuentra en los alimentos funcionales en las cantidades que son equivalentes a los utilizados para causar aumento de peso de los lechones. Lactobacillus spp. También se han asociado con el aumento de peso en niños tratados por diarrhoea3. Además, algunos estudios han demostrado que aumenta el peso en los niños que recibieron Lactobacillus rhamnosus, independientemente de la enfermedad para la que este probiótico era prescribed4. Cuando estos datos se consideran en el contexto de la epidemia de la obesidad infantil que se está produciendo en muchos países desarrollados, parece esencial para estudiar con rapidez y de forma más completa los efectos de los probióticos en la población pediátrica.

Los alimentos funcionales, incluyendo los productos lácteos fermentados que contienen probióticos, están ganando popularidad en muchos países, entre los niños, en particular, pero pocas investigaciones se han llevado a cabo en la conexión entre estos productos y el aumento de peso. Estos productos alimenticios se venden a menudo con el pretexto de tener efectos positivos sobre la salud de los niños, pero hay pocos datos concluyentes para apoyar estas afirmaciones. Sorprendentemente, el nivel de regulación para el uso de probióticos en los seres humanos es menos estricto que el de su uso en animales. Las diferentes especies bacterianas involucradas y de las concentraciones a las que están presentes a menudo no se dejó en claro a los consumidores, y que yo sepa los efectos a largo plazo de los probióticos como suplementos alimenticios humanos o como terapia adyuvante no han sido evaluados rigurosamente. En mi opinión, el trabajo aún más el uso de modelos experimentales deben llevarse a cabo para evaluar el papel de estos productos como promotores del crecimiento animal antes de que se recomienda para uso en niños.

Estudios de referencia:

  1. Ley, R. E. et al. Human gut microbes associated with obesity. Nature 444, 1022–1023 (2006).
  2. Turnbaugh, P. J. et al. A core gut microbiome in obese and lean twins. Nature 457, 480–484 (2009).

Publicidad engañosa: En las publicidades de ambos productos, la empresa asegura que las bacterias beneficiosas en su yogur Activia ayudan a aliviar el estreñimiento y que su bebida DanActive (como se conoce al Actimel en EE.UU. y Canadá) aumenta la inmunidad.

Pero la Comisión Federal de Comercio (FTC, en inglés) dijo que no hay sentencias científicas que avalen las bondades que la marca anuncia en sus publicidades.

La FTC anunció que había llegado a un acuerdo con la empresa que le prohíbe dar por hecho ciertas propiedades de sus productos, a menos de que sean aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (Food and Drugs Administration, o FDA).

Se eliminará la publicidad que indica que estos productos ayudan a evitar resfriados y gripes, o la contribución que realizan en la regulación del tracto intestinal. Hasta el momento, no hay sentencias científicas que avalen las bondades que la marca anuncia en sus publicidades.

Pero no nos preocupemos por esta empresa de tramposos, ya que entre sus discretas e inteligentes maniobras de retirada de publicidad y la adición de muchos de los consumidores, no hay realmente “fuego en el lago”, mientras esperamos que nos inventen otra “ensalada a la moda”.
Didier Raoult es profesor de microbiología y especialista en enfermedades infeccciosas. Dirige la Unidad de Investigación de Enfermedades Infecciosas y Tropicales Emergentes (URMITE) de Marsella. A los 58 años le ha sido concedido el Gran Premio Inserm 2010 por el conjunto de sus trabajos sobre agentes patógenos y su descubrimiento de virus gigantes.

Vía: reddepermacultura

Información complementaria: Estudio publicado en Nature demostrando la relación entre los probióticos y la obesidad.

Fallo de las autoridades europeas contra la falsa publicidad de Actimel, otro artículo sobre lo mismo en la prensa Francesa.

Noticia en la BBC sobre multas impuestas en E.E.U.U. por los engaños de Danone en sus publicidades.

Fuente: Ecocosas

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s